PROFAM: SEGUIMOS COMPARTIENDO LA VIDA (II) | Sagrada Familia de Urgell
7230
post-template-default,single,single-post,postid-7230,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over

PROFAM: SEGUIMOS COMPARTIENDO LA VIDA (II)

Hace más de cuatro meses compartíamos la experiencia de vida, humilde y callada de la Comunidad en la Misión de PROFAM – Santa Rosa del Mar en Perú. Entonces hablábamos de todo el trabajo que estaban llevando a cabo religiosas y laicos de en esa comunidad, lo titulamos: Seguimos compartiendo vida. Su labor sigue vigente, viva y llena de ilusión por estar cerca de quien lo necesita. Por y para compartir la vida.
Cuatro meses intensos, con la alegría y la esperanza que brotan del Señor, que las anima a construir y compartir la vida tal cual la reciben y recibimos de Él, en este presente y esta realidad que, no cabe duda, para todos ha sido tan inesperada y desafiante hasta hoy y que quizá lo siga siendo.
La Comunidad de PROFAM, animada por el ejemplo de nuestra querida madre beata Ana María, desea seguir su camino y una vez más y cada día está agradecida a todos los que hacen posible esta expresión de la caridad hecha servicio.

ÁLBUM DE FOTOS

 

Y es que día a día se encuentran las personas que por gracia y llamado han respondido a esta iniciativa de sostener la esperanza de muchos, a través del almuerzo que se reparte de lunes a viernes, así como con otras manifestaciones de cercanía que el Señor  va mostrando en el camino. Por ese motivo, han acogido con alegría lo que nuestra Familia religiosa se nos señala para proceder según el carisma recibido por Ana María Janer.
Como comunidad janeriana en Profam, conocen y se forman con las Orientaciones que nuestra familia religiosa nos propone en este tiempo (véase: Carta y orientaciones).
¿Cómo seguir, cómo continuar? Dar gracias siempre y en todo… reconocer las presencias que construyen y dan vida.

 



Sagrada Familia de Urgell