LA COMUNIDAD DE ROMA COMPROMETIDA CON LOS MÁS NECESITADOS | Sagrada Familia de Urgell
7623
post-template-default,single,single-post,postid-7623,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over

LA COMUNIDAD DE ROMA COMPROMETIDA CON LOS MÁS NECESITADOS

 

Hace unos días aparecía en Vatican News este titular  “Formazione contro la tratta, una schiavitù diffusa e spietata” y a raíz de este titular y de la noticia nos lleva a hablar del trabajo realizado en este aspecto, como toda la familia janeriana conoce, en nuestra comunidad de Roma.

 

Así nos lo cuenta la Comunidad:

Hace un poco más de un año, el grupo que trabaja con mujeres prostituidas y victimas de la trata llevado adelante por el obispo de zona Sur de Roma, D. Paolo Lojudice, en la Parroquia San Leonardo Murialdo (cerca de San Pablo Extramuros) del que nuestras hermanas Irma Beretta y María Constanza Mattera forman parte, se ha reorganizado y conformado como un nuevo grupo eclesial. A partir de este momento se manifiesta la preocupación por conocer y “hacer red” con el resto de grupos llamados unidad de calle para poder trabajar de forma conjunta, saber qué zonas están cubiertas y unir fuerzas para generar mayores posibilidades de ayudar a las mujeres para salir de esta red. 

 

Tras varios encuentros con el Vicario de Roma, D. Ángelo De Donatis y el presidente de la Cáritas Roma, P.Ben, en los cuales participa la hermana Irma Beretta, se concreta una reunión general de los grupos y asociaciones vinculadas a esta pastoral llevada a cabo por el delegado del vicario Don Giampiero Palmieri

Durante los tres meses finales del 2019 se llevaron a cabo una reunión mensual de forma presencial, posteriormente ya en el 2020 las reuniones se siguieron realizando mensualmente  pero a través de una plataforma digital.  

Además tuvimos un encuentro en el mes de Julio en una plaza pública tras la muerte de una mujer prostituida, en el que realizamos una oración en el lugar. 

De estas reuniones se concretaron:

1-Conocimiento de los grupos de calle.

2-Delimitación de las zonas que se intervienen (Nuestro grupo interviene en la zona de la prenestina donde hay mujeres extranjeras y jóvenes menores de edad y personas travestidas).

3-Necesidad de una formación conjunta.

 

Como al inicio decíamos, hace unos días aparecía en Vatican News la noticia del inicio de la tan esperada formación el día 11 de enero de 2021. Un 11 de enero…bella casualidad. 

 

Damos gracias a Dios por estos pasos que responden a la llamada de Papa Francisco a comprometernos en cuerpo y alma en la lucha contra la trata de personas, a no mirar para otro lado y no bajar los brazos. 

INFORMACIÓN Y CONTENIDO DEL CURSO

El nuevo grupo donde las hermanas de esta comunidad estamos comprometidas se llama “Alas de Esperanza”. Tiene la particularidad que, además del grupo coordinador del cual formamos parte, es un grupo interreligioso conformado por migrantes que viven en un edificio tomado y protegido por Cáritas de Roma. 

 

Además, formamos parte de otra red en la que en el mes de octubre recibimos un mensaje de un voluntario de la asociación de niños sobre una mujer en situación de riesgo con fecha para realizar un aborto, en citado mensaje nos pedía ayuda urgente. 

 

Nos hemos puesto en movimiento inmediatamente contactando diversos grupos. Finalmente a través de una gran red, contactamos con una organización Per la Vita,  perteneciente a la parroquia “San José obrero” de Roma. Este grupo trabaja a nivel general (religioso o laico) para acompañar este tipo de situación con propuestas económicas para sostener y todo un conjunto de ayudas psicológicas y de acompañamiento.  Hemos podido acompañar a esta mujer en su camino y damos gracias a Dios por ello y además quedar vinculadas a la asociación con la que ya de forma continuada nos movemos en colaboración para acompañar situaciones de violencia. Esto ha generado un contacto con los Jesuitas y con la UMOFC (Movimiento de mujeres Católicas) que genera redes de ayuda. Nosotras desde el 2017 formamos parte de este movimiento que vincula e interviene en forma de red. Forma parte de la estructura interna del Vaticano desde el 2018.

Del mismo modo hemos entrado en contacto con el centro de acogida de familias venezolanas (refugiados) y con la Cáritas de Formia para acoger familias y personas sin residencia. 

Al mismo tiempo, las hermanas Pobres Bonaerenses cuya casa general se encuentra cerca del Foro Romano,  nos han añadido como responsables para recibir cada mes una importante cantidad de alimentos no perecederos para dos familias vinculadas a nosotras: Eddy y Franco. 

Como podéis comprobar la red no se detiene.

Damos gracias al Señor porque en medio de tanta imposibilidad el Reino no se detiene jamás.

Desde la Comunuidad de Roma
                                                       Ma. Teresa, Irma y Ma. Constanza



Sagrada Familia de Urgell