FIESTA DE LA BEATA ANA MARÍA JANER: MENSAJE DE MADRE LAURA GARIONE | Sagrada Familia de Urgell
8191
post-template-default,single,single-post,postid-8191,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over

FIESTA DE LA BEATA ANA MARÍA JANER: MENSAJE DE MADRE LAURA GARIONE

 

Querida Familia Janeriana:

Respirando todavía el misterio de la Navidad, hoy celebramos la Fiesta litúrgica de Madre Ana María Janer y un nuevo aniversario de su muerte. Todas las comunidades janerianas, presentes en las diversas Iglesias locales de los once países donde nos encontramos, nos unimos en oración contemplativa, gozosa y agradecida.

Deseamos que este aniversario sea un nuevo ejercicio de fraternidad sin fronteras y sinodalidad, ya que caminamos juntos, y que nos ayude a seguir dando pasos hacia el XXV Capítulo General. La fraternidad se practica de esta manera: con gestos y acciones concretas que se han gestado en la experiencia de comunión de la fe, el carisma y la misión y a través de los mejores deseos y sueños de cada hermana, de cada laico janeriano, de cada una de nuestras comunidades. Esta experiencia nos lleva a superar nuestros límites, nuestra pobreza e, incluso, nuestros pecados contra la unidad en la diversidad.

Bendigamos al Señor en este día y seamos bendición para los demás allá donde hoy nos encontramos, especialmente para nuestras familias, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, miembros de nuestras comunidades.

El paso inicial para ello será, sin duda, salir de nosotros mismos, descentrarnos, inspirados y movidos por la imagen viva de la Madre Ana María pidiendo “morir en el suelo”, en una extrema salida de sí, fruto de un largo proceso de descentramiento, “por amor e imitación de Jesucristo, que por mí murió en la cruz”. Ella, en los últimos momentos de su vida, fue realmente una bendición para quienes la rodeaban, de hecho, lo fue durante toda su vida, en los mejores y en los peores momentos.

Por eso, hoy es un día para salir. Ana María, madre y hermana de todos, nos muestra cómo hacerlo: no demoremos mucho más los gestos, las actitudes, las palabras, los sentimientos o las reacciones de bendición para los demás: seamos hermanas y hermanos de todos.

Mensaje de madre Laura Garione. Superiora General.

11 de Enero de 2022

Fiesta de Ana María Janer

 

Mensaje en catalán

 

 



Sagrada Familia de Urgell