CERVERA: JUNTOS PROTEGEMOS E IMPULSAMOS LA VIDA | Sagrada Familia de Urgell
8053
post-template-default,single,single-post,postid-8053,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over

CERVERA: JUNTOS PROTEGEMOS E IMPULSAMOS LA VIDA

 

Durante los días 22 y 23 de septiembre, la Madre Aida López Secretaria y Consejera del Gobierno General nos ha brindado un encuentro de capacitación en la Residencia Mare Janer de Cervera, se ha presentado el lema y el Logo del curso 21-22 a los empleados que trabajan en ese lugar tan querido para nuestra familia Janeriana; lugar donde la Madre Janer protegió e impulsó la vida.

El encuentro se desarrolló en cuatro momentos:

1.  ¿Cómo llegamos a la residencia? ¿Cuál fue la motivación que nos trajo hasta aquí?
Se daba respuesta a estas preguntas desde cómo fue la llegada de Madre Janer y María Teresa Solá a la residencia y a partir de allí cada uno de los participantes compartía como fue su contacto primero con la residencia.

2.      Un segundo momento, Presentación: La tierra que pisamos es tierra sagrada: contemplar el valor de la Residencia Madre Janer (casa Caridad, casa de misericordia).
Se hizo un recorrido por la historia de la residencia, hasta llegar al presente. Terreno sagrado porque allí se protege e impulsa la vida, porque la Madre Janer estuvo presente en ese lugar “Acogiendo y amando a todos sin distinción”, porque la Casa caridad ha sido fuente de inspiración para otras obras de nuestros Instituto y por todas
las personas que trabajan allí, que con su entrega velan por el bienestar de los ancianos.

3.      Momento de oración, que prepara para recibir el lema y el logo. A continuación, presentación del lema y el logo.
Todo se ha desarrollado en un clima de alegría y de fraternidad, descubriendo que lo importante es sentirnos hermanos todos, que nos necesitamos los unos a los otros.

Al final recibieron un bolígrafo con sus nombres como signo de que cada uno seguirá escribiendo la historia en este lugar.

MÁS FOTOGRAFÍAS AQUÍ



Sagrada Familia de Urgell