11 DE ENERO: FIESTA VIVIDA EN COMUNIDAD | Sagrada Familia de Urgell
7566
post-template-default,single,single-post,postid-7566,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over

11 DE ENERO: FIESTA VIVIDA EN COMUNIDAD

 

El pasado día 11 de enero la familia janeriana recordaba el nacimiento para el cielo y la entrega del alma a Dios de nuestra fundadora la Madre Ana María Janer. Es un día señalado en el calendario. Hasta aquí nos han ido llegando algunas de las distintas celebraciones en las Comunidades de las regiones de Cervera y Seo de Urgell. 

 

A continuación compartimos estas vivencias fraternales: 

 

CASA GENERAL (MADRID)

¡Once de enero! Pocas veces una fecha tiene tanta resonancia en nuestro corazón!

Desde muy temprano ya nos unimos comunitariamente a la Madre. El rezo de las Laudes, facilitado y personalizado, llevó la oración al corazón de Dios y a los pies de nuestra Madre.

Todo el día fue radiante. Radiante por la claridad de la nieve, que dos días atrás, nos llenó de estupor y que aún permanece en gran cantidad con nosotras; radiante porque la casa nos hablaba de la Madre: la Cruz de Talarn, que nos invita a la sencillez de vida y a la configuración con Jesús; la lámpara que nos recuerda la vigilancia que animó la vida de  nuestra Madre y nos compromete en estos tiempos a vigilar y ser coherentes con  nuestra Opción.

Fue un día feliz, muy unidas a todas nuestras hermanas: saludos, llamadas telefónicas.., pensar que todas estábamos en sintonía junto a nuestra Madre, llenaba y hacía más grande el corazón.

Sigamos sus huellas y que nuestra respuesta, como la de ella, sea siempre una respuesta de amor. 

Cabe destacar que para la celebración se contó con la presencia de cuatro sacerdotes Somascos que acompañaron en la Eucaristía y desde la casa general se les agradece este bonito y fraternal gesto pues las calles eran intransitables y el frío helador y pese a todo quisieron estar con nosotras.

 

 

COMUNIDAD DE PALOMERAS (MADRID)

El día de nuestra Beata Madre, lo hemos vivido con un corazón agradecido y desde una memoria deuteronómica, que nos ha hecho volver a las raíces como familia.

Tuvimos muy presente la herencia fraterna de la Madre Janer y las primeras hermanas, que son un faro en el tiempo que ilumina nuestro modo de estar presentes en este momento de la historia, en el que deseamos “convertirnos en aceite y vino para las heridas del mundo, vendaje y hogar de la salud de Dios” (CEE. La vida consagrada, parábola de fraternidad en un tiempo herido).

 

 

LOS MOLINOS ( MADRID)

Una conocida canción nos dice “Una mañanita fría de invierno Ana María se murió de Amor“, pero dejándonos el fuego de su ardiente Caridad y es eso lo que hemos querido vivir en este día, donde hemos dado gracias a Dios por su vida y su obra que perdura en el tiempo. Desde aquí ,desde los Molinos queremos “atizar” el fuego de la caridad fraterna de nuestra Madre.

 

 

GUINEA ECUATORIAL 

El domingo nos reunimos las hermanas de la comunidad Niefang-Nsork para celebrar juntas la fiesta de nuestra madre.

En la celebración que tuvimos expresamos personal y comunitariamente nuestra acción de gracias por el don de la vocación, llamadas a vivirla en la familia janeriana, por la misión que hoy se nos encomienda en esta tierra guineana y el don de la fraternidad. Nos sentimos muy unidas en la oración a cada una de nuestras comunidades.

Después de la celebración nos reunimos a participar de un juego en torno a la vida de nuestra madre y del Instituto. Un día vivido en fraternidad y alegría janeriana.

Pedimos a Ana María que siga intercediendo ante el Señor por nuestra familia, para que cada uno de nosotros, en la misión concreta que tenemos, sigamos haciendo vivo el carisma y dando una respuesta de caridad.

 

 

UTRERA 

El día 11 de enero con motivo de la Fiesta de nuestra congregación iniciamos, la comunidad de Utrera, las celebraciones participando de la Eucaristía y dando gracias por su vida entregada y pidiendo por toda la familia janeriana.

Durante la jornada, se realizaron varias actividades en el colegio, de las cuales pudimos participar la Comunidad al igual que lo hemos hecho el viernes 15 en el que nuestro colegio se viste de fiesta para clausurar la “semana janeriana” aunque durante todo el mes de enero sigamos realizando oraciones por ser el mes janeriano. 

Terminamos con una oración comunitaria recordando y renovando nuestra llamada a vivir la fraternidad en comunidad.

 

ROMA

Ana María nos ha encontrado en un día de servicio. El cuidado y la misión. Hemos celebrado agradeciendo por el impulso pastoral y por librarnos de todo mal. Durante estos días nuestros amigos acogidos han rezado intensamente a Ana María agradecíamos por poder estar en “su casa” (Palabras de Roberto). Y pastoralmente el pasado día 10  iniciamos la formación de la diócesis de Roma como grupo de primer contacto en la calle con mujeres prostituidas. Ha sido una gracia dar este paso.
 El carisma de la madre está vivo en medio a otros carismas y espiritualidades en favor de la humanidad sufriente.

 

SEO DE URGELL (RESIDENCIA)

En Seo de Urgell en la capilla de la residencia que preside la Sagrada Familia y custodio la tumba de la beata Madre  Ana María Janer se celebró la Eucaristía de su fiesta litúrgica. Presidio el obispo de Urgell quien dijo que Ana María fue luz y agua fresca para sus hermanos a quienes sirvió y amó y hoy nos indica cómo serlo para nuestros hermanos. Allí estuvieron presentes por la oración y la fraternidad todas las comunidades del Instituto. Al final se rezó la oración pidiendo la pronta canonización y se repartieron estampas y folletos a los que asistieron.

 

CERVERA

La comunidad de Cervera celebramos una Eucaristía en la Parroquia, Iglesia de Sant Antoni. La  homilía pronunciada por el Párroco M. Xavier Romero  estuvo llena de cariño y agradecimiento a las hermanas.

 

HOSPITALET

Nosotras, la comunidad de las Hermanas de la Sagrada Familia de Urgell en Hospitalet que formamos parte de esta comunidad cristiana, celebramos la Fiesta de nuestra Fundadora la Beata Anna María Janer y es por este motivo que el P. Manuel Martínez ha querido que una de nosotras os hiciera una breve presentación de quién fue esta mujer que vivió en el siglo XIX y que fundó nuestra Congregación.
Os expongo aquí uno de nuestros documentos que dice así:

“El núcleo de la experiencia janeriana es el misterio del amor de Dios manifestado en la humanidad y en el proceder misericordioso de Jesucristo a favor de los hombres. Los ojos y el corazón de Ana María contemplan este misterio en su prolongación histórica: la humanidad concreta, palpable y real de aquellas personas a las que ella entrega por completo su vida, Jesucristo amado y servido en la contemplación es, a la vez, conocido amado y servido en el hermano necesitado”

Lo que afirma este texto queda reflejado en lo que ella vivió. Unos cuantos ejemplos lo confirman:
Anna M.Janer se siente de tal modo amada por Dios que su respuesta no puede ser otra que la de amar al prójimo necesitado como ella es amada por el Señor.
– Amará como ella es amada por Dios a los enfermos apestados y desahuciados en los
hospitales de Cervera y de la Seo de Urgell.
– Amará como ella es amada por Dios a los combatientes moribundos liberales y a los carlistas, sin distinción de bandos de la primera guerra carlista en los hospitales de campaña del Berguedá y del Solsonés.
– Amará como ella es amada por Dios a los huérfanos, jóvenes incapacitados y ancianos albergados en la Casa de Misericordia de Cervera y en el asilo de Sant Andreu de Palomar
– Amará como ella es amada por Dios a las niñas de los pueblecitos de la diócesis d’Urgell a las que procurará una buena educación.
-Amará como ella es amada por Dios a sus hermanas a lo largo de toda su vida religiosa, siendo para ellas amiga, compañera y madre.

Para Anna M. Janer el amor a Dios tiene un rostro concreto: Jesucristo crucificado, honrado y venerado en el pobre y el enfermo, porque es el pobre y el enfermo el que participa del dolor de Cristo sufriente clavado en la cruz.
Esta progresiva identificación de Anna María Janer con Jesucristo a lo largo de su vida culminará en el momento de la muerte: querrá morir en el suelo como penitente por amor a Cristo que por ella murió en la cruz.
Nos hemos encontrado muy a gusto compartiendo con vosotros este estilo de vida de nuestra Fundadora. Os invito a pedir al Buen Dios, poniéndola a ella como intercesora, la gracia de creer tan firmemente en que somos amados por Él, -esto es lo que hay escrito en la pared lateral de nuestra parroquia: DÉU T’ESTIMA-. Que esta certeza que nos da la fe nos ayude a vivir con gozo esta experiencia del Amor de Dios a cada uno de nosotros y que nos impulse a tener un corazón abierto a las necesidades de nuestros hermanos, empezando por los que tenemos más cerca de nosotros. Que así sea.

 



Sagrada Familia de Urgell